Atención al ciudadano

Este manual permite al público en general tener un manejo claro y sencillo de lo establecido en la LOPNNA en cuanto a la protección de los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes y las atribuciones de los órganos administrativos y judiciales que intervengan, todo con el fin de la atención oportuna y eficiente según el caso.

A continuación se dan algunas orientaciones generales:

1. Permisos de Viajes

Viajes al interior. Niños, niñas y adolescentes en compañía de la madre o el padre: Se informa que en este caso no amerita tramitar permiso de viaje. (Art. 391 LOPNNA).

Viaje al interior. Niños, niñas y adolescentes en compañía de tercera persona o solo: Se orienta a realizar el trámite en el Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del municipio de residencia, o mediante documento autenticado ante una Notaría Pública de su jurisdicción, con los requisitos correspondientes (Art. 392 LOPNNA).

Viajes al exterior. Niños, niñas y adolescentes en compañía de la madre o el padre o un representante legal: Se orienta a realizar el trámite en la Notaría Pública más cercana al lugar de su residencia, para obtener un documento autenticado en el que el padre o madre que no viaja, otorgue su autorización de forma expresa, para que los niños, niñas y adolescentes puedan viajar con los requisitos correspondientes. (Art. 392 LOPNNA).

Viaje al exterior. Niños, niñas y adolescentes en compañía de terceras personas o solos: Se orienta a realizar el tramite ante el Consejo de Protección de los Niños, Niñas y Adolescentes del municipio de residencia con los requisitos correspondientes, o mediante documento autenticado, ante una Notaría Pública, para obtener de forma expresa la autorización de viaje al niño, niña o adolescente de quien ejerza su representación legal (Art. 392 LOPNNA).

En el caso que el padre, madre o las personas a quienes corresponda dar permiso o consentimiento para viajar al niño, niña y adolescente se nieguen a otorgarlo, o no se tenga conocimiento de su residencia, o hubiese desacuerdo entre los padres, se orienta el caso a hacer de conocimiento del juez o jueza de protección de su jurisdicción, de la situación, a fin de que éste decida lo que más convenga al Interés Superior del niño, niña y adolescente. (Art. 393 LOPNNA).

Cuando la madre o el padre se encuentran fuera del país, se orienta a realizar el proceso para tramitar el permiso de viaje a través del consulado venezolano en el país que reside, y con este documento apostillado o notariado según los convenios internacionales vigentes, se realiza el trámite en el Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del municipio de residencia, o ante la Notaría Pública más cercana a su residencia, con los requisitos correspondientes.

Abandono y maltrato de niños, niñas y adolescentes: Todo caso de abandono o maltrato se expone ante el Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de forma inmediata, que se encargará de dictar la medida correspondiente y enlazar con el organismo que competa. En este particular las personas solicitan el anonimato.

El abandono sucede cuando se descuida o se incumple con lo establecido en la LOPNNA, específicamente artículos 5 y 358. El abandono puede ser:

Físico: Cuando se deja al niño, niña y adolescente fuera de la protección de los padres, madres, representantes, u otros, es decir en hospitales, calles, plazas, basureros, desconociendo la dirección de habitación. Ante esta situación, se debe informar al Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del municipio donde ocurrió el hecho, el cual está facultado para dictar una medida de protección, en este caso de abrigo, e informar al Ministerio Público respecto a la situación para que inicie el procedimiento correspondiente. (Artículo 125)

Abandono del hogar: Cuando el padre y madre o ambos dejan su vivienda de residencia, se debe hacer la notificación correspondiente ante el Consejo de Protección para recibir una medida de abrigo.

Judicial: Cuando se incumpla con un trámite judicial, se debe notificar ante Tribunales de Protección a través de Defensa Pública o un abogado particular.

Abandono financiero: Se inicia el proceso de solicitud de obligación de manutención ante la Defensoría de Protección.

Obligación de manutención y régimen de convivencia familiar: Cuando ambas partes están de acuerdo, se realiza el proceso conciliatorio a través de las Defensorías de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, las cuales se encuentran sectorizadas o parroquiales. Esto aplica también para la revisión anual de la medida. Cuando una de las partes no llega a un acuerdo conciliatorio, se refiere el caso a la Defensa Pública, a fin de que se inicie el proceso a través de la intervención judicial. Cuando el proceso conciliatorio fue efectivo pero no hay cumplimientos de los acuerdos se remite el caso a la Defensa Pública para su revisión y se realicen los trámites necesarios con los órganos correspondientes.

Maltrato o violencia física y emocional de niños, niñas y adolescentes: Se refiere al comportamiento violento que causa daño físico y moral, es decir, golpes, gritos, abusos sexuales u otros actos que pongan en riesgo la integridad física y moral del niño, niña o adolescente o incluso la vida. Este comportamiento es penado por la ley (LOPNNA Art. 254) y es deber de la familia, sociedad y Estado proteger a los niños, niñas y adolescentes del maltrato. (LOPNNA Art. 32 – 32-A). Al igual que el abandono, todo caso de maltrato debe ser notificado al Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del municipio correspondiente, que conjuntamente con los órganos judiciales atenderá el caso y lo incluirá en el programa que aplique.

Es importante acotar que si el organismo o despacho que esté facultado según la ley no ejerce sus atribuciones, deben dirigirse al IDENNA, exponer el caso a los servidores públicos adscritos a la Gerencia de Defensa, quienes atenderán la situación hasta su positiva resolución.

Violencia física: Es toda acción corporal como golpes, empujones, patadas, encierro, que tienen la finalidad de someter o dañar aplicando la fuerza física. Es la forma más visible de violencia escolar y se identifica porque suele dejar huellas corporales. Otra forma de violencia física en las escuelas es la violencia sexual (abuso sexual, violación o pederastia, pornografía).

Violencia psicológica: Es menos perceptible que la violencia física, porque no deja marcas en el cuerpo. Son todas aquellas acciones que tienen como finalidad manipular, someter o dañar emocionalmente a otra persona.

¿Cómo denunciar un hecho de violencia?

Acudir al Consejo de Protección más cercano al domicilio del niño, niña y/o adolescente.

• Acudir al Ministerio Público.

• El niño, niña o adolescente tiene derecho a la presencia de su madre, padre o representante durante su declaración. Es importante no dejar pasar más de 72 horas después del acto violento.

• Para formular la denuncia ante las instancias respectivas, narre en orden cronológico cómo ocurrieron los hechos que a usted le conste y tenga pruebas.

• Converse previamente con el niño, niña o adolescente respecto a la denuncia a realizar, explíquele que es por su bien y para que no le vuelva a pasar.

• El niño, niña o adolescente tiene derecho a contar con un abogado, ya sea designado por sus padres y/o representantes o por el Ministerio Público. (Art. 451. LOPNNA).

• El niño, niña o adolescente no debe ser confrontado con su agresor, sobre todo en los casos de delito sexual.